miércoles, 17 de febrero de 2016

El buen ladrón

Yo era un buen ladrón, pero nunca planeé ni atraqué un banco. Yo solía atracar tiendas, bares, chucherías y si eso alguna joyería. Me llevé un mes planeándolo, cuide cada detalle y cada movimiento. Ya sabía todo, tenía las armas, ya estaba listo. Me coloqué en la acera de enfrente del banco con mi ferrari robado en puerto banú y espere a que no hubiera ni un policía ni un posible testigo. No había nadie por lo que cogí la maleta en la que llevaba el arma y en la que metería el dinero y entré a ese banco, con la mala suerte de que había un policía dentro sacando dinero. Buenos mal que no se dio cuenta y que no entre en acción por lo que volví a el coche y esperé a que saliera. En unos cinco minutos salió y hay ya sí entre en acción. Entré en el banco y saqué la Ak-47, tumbe a los clientes en el cuarto de limpieza y los encerré. Tomé como rehen al banquero que medió el dinero de todo el banco, un total de unos ciento treinta millones de euros. Al entretenerme con los clientes el banqueró llamó a la policí a pero le dije:


- Tú ca... suelta el movil, so mier..- dije al darle una patada en la boca para tirarle el móvil.

En ese momento la alarma llevaba sonando una media hora y ya se escuchaban los policías por lo que cogí el coche y huí. Y a no me perseguía nadie, pero la droga que me fume antes de atracar me empezó a hacer efecto y provocó que me saltará un semáforo y chocará con un furgón de policía. Por eso hoy en día planeo una escapada de la cárcel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario