domingo, 21 de febrero de 2016

BORN TO DIE


NARRA GUARDIA CIVIL:

     Hoy era un día difícil, tenía que hablar con una persona que, presuntamente sin causas, había cometido un accidente, en el que su acompañante se había sito herido de gravedad y yo, presente en el momento, un poco conmocionado. Me tomé unos minutos y seguidamente entré, allí sentado en la silla se encontraba un chaval, no mayor de 20 años, con un aspecto horrendo, con ojeras bastante marcadas, un cabello sin peinar y un poco.... maloliente.

     Decidí guardarme para mi el temor que tenía y comencé a hablar:
- Bueno días. "Dije yo"
- ...
- Se que esto no es nada fácil pero no queremos acusarte sin antes saber tu versión de los hechos.
- ...mmm... "Dijo en modo de aprobación"
- Bueno me podría contar que paso ese día.

Hubo una pausa y comenzó a relatar.

NARRA PERSONA X:
 
- Era el día de mi cumpleaños, y como ya era mayor de edad, mi amigos y yo decidimos montar una fiesta a lo grande. Yo estaba decidido a no tomar, pero mis amigos no lo entendían, en mi 5ª CocaCola noté algo raro, tenía cada vez más ganas de beber y cada vez más. Decidí salir un poco a tomar el aire, cada vez me estaba mareando más. Salió mi migo y me invitó a entrar en su coche y con un arrebato de locura cogí yo el control y nos dirigimos a mi casa. El aire que entraba por la ventana era gloria para mi cuerpo y asentaba mi cabeza. Entonces me di cuenta, no tenía carnet de conducir, me puse nervioso al ver a mi amigo dormido (o muerto no se sabía muy bien), con los nervios me despisté y al saltarme un semáforo en rojo noté en mi cuerpo miles de agujas atravesándome...y ya no me acuerdo de más...
 
NARRA GUARDIA CIVIL:
 
Le miré, no entendía a la juventud, por qué se divertían fumando y bebiendo, las consecuencias eran desagradables.
 
 
 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario