miércoles, 17 de febrero de 2016

Nothing's gonna be like before


Ahora nada será como antes, todos saben lo que pasó, pero no saben por qué paso, estoy harta, harta de estar aquí y todo por culpa de mi marido. Si puede resultar extraño que una chica de 24 años este casada con un hombre de 47, pero fueron mis padres que me obligaron a casarme con el.
Yo siempre había sospechado de él. Siempre volvía tarde del ''trabajo'´, llegaba borracho y con olor a tabaco, pero ese día, ese día vino peor que nunca venía con los ojos rojos,con manchas de sangre en la camisa, con moratones en la cara. No pegunté, pero estaba asustada, se acercó hacia mi y me dijo arrastrando las palabras -ahora subirás a ese coche y conducirás hasta donde te diga- yo con lágrimas cayendo por mis mejillas le dije que no tenía carnet que no lo haría pero no debería haber dicho nada. Me metió una bofetada y me gritó -sube a ese coche o te volveré a pegar y esta vez te mataré ¿¡te enteras!?- estaba temblando, llorando de impotencia, me subí al asiento y me dijo que arrancara y él me diría por donde ir.
Llevaba un rato conduciendo por donde el decía y yo seguía sus instrucciones a la perfección. No quería que me volviera a pegar. De repente el miro para atrás y murmuró -¿como ha pasado esto?- Luego me dijo que acelerara que unos tíos nos perseguían y yo nerviosa y llorando hice lo que el pidió. Pisé el acelerador con todas mis fuerzas, doblé la esquina y noté un fuerte golpe en mi cabeza. Luego solo un pitido y ya desperté en el hospital con un policía a mi lado me dijo que arrollé a un coche de policía y que iban a celebrar un juicio sobre mí y mi marido.
Después de unos días yo ya era conocida en todo el país y todas las criticas que se hacían sobre mí eran malas. Me hicieron un juicio y lo perdí. Tendré que estar hasta los 40 años aquí... no se lo que pasará, solo sé que por culpa de mis padres y de ese hombre estoy aquí. No tengo a nadie por lo que luchar así que esta carta la escribo como despedida. Me voy para siempre,y no quería morir sin que la gente supiera la verdad de lo que ocurrió. Así que Adios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario